IDENTIDAD Y PRINCIPIOS

 

1. Quiénes somos

El Tianguis Cultural de Guadalajara surge ante la necesidad de poner en práctica una propuesta cultural pública y gratuita por medio de un espacio abierto en el que se vertieran toda clase de manifestaciones creativas para el desarrollo comunitario. Este espacio tiene la característica de convocar un sector de la población tapatía -generalmente joven-, y en afirmar un estilo de vida, ya sea por medio de los productos que se exponen y se venden, o bien, por la información y características de los eventos que se llevan a cabo.

Somos un mercado alternativo, urbano y juvenil, así como un foro cultural multidisciplinario. Además, el aspecto social del encuentro –más de 12,000 visitantes por jornada- y la diversidad cultural de las identidades urbanas, convierten a este proyecto en un fenómeno social de suma importancia para la segunda población más grande de México.

Desde el 9 de diciembre de 1995 que se instaló por vez primera el Tianguis Cultural en el centro histórico de Guadalajara, se configuró un foro para que los grupos de rock, música latinoamericana, pintores, fotógrafos, teatreros, poetas, danzantes, etc., quienes se hicieron presentes en la plaza pública y dieron a conocer su creación. Hasta la fecha, llevamos más de 900 sábados ofreciendo una alternativa viva de expresión y de encuentro.

Actualmente somos 600 expositores, quienes a su vez son afiliados y asociados dentro de un programa que se sustenta por los objetivos de nuestra Asociación Civil. En cada Asamblea General se entregan los informes sobre las diferentes áreas; es en esta instancia donde se da la toma de decisiones y la elección de los miembros del Consejo Administrativo. La edad que prevalece es de menores de 30 años, pero también hay expositores de la tercera edad, libreros, coleccionistas y anticuarios. Los jóvenes cursan el bachillerato o alguna carrera, donde predominan humanidades, artes y promoción cultural, aparte de que otros tantos estudian o estudiaron oficios que tienen que ver con su calidad de artesanos. Este universo de expositores es en términos generales: culto, sensible, naturista, comprometido, crítico, amigable, solidario, etc., aunque irremediablemente (como en todas partes) se encuentran sujetos egoístas, apegados únicamente a su interés comercial, que se incrustan y se benefician del gran poder de convocatoria que este espacio genera.

 

 

 

2. Principios y objetivos

    * La defensa y respeto de la pluralidad y libertad de expresión

    * Promover actividades formativas, como concursos de arte, talleres artísticos, de ecología, de civismo y derechos humanos, módulos y mesas de asesoría jurídica y atención a problemas de la salud, y toda aquella iniciativa orientada a transformar positivamente la conducta social e individual de la ciudadanía, en especial de los jóvenes.

    * Participar en foros, encuentros, seminarios y otras actividades, con organismos y personas que se propongan lograr un México más justo y culto.

    * Intercambiar experiencias, esfuerzos y conocimientos con instituciones, asociaciones y personas afines, nacionales y extranjeras, por medio de cursos, conferencias, campañas y otros eventos.

 

Este programa entonces, sustenta un importante trabajo político –no partidista- que se inspira en las luchas de la juventud generando un proceso de contracultura, la cual consideramos el crisol de gran parte de la política emergente de protesta y de propuesta de nuestro siglo, como la defensa de la naturaleza y de la ecología, la solidaridad con las causas indigenistas, el respeto a la diversidad sexual, la protección de los derechos humanos, la libertad de expresión y de las identidades urbanas, principalmente. Esta posición nos da pie para participar en marchas y manifestaciones contra la guerra, por la defensa del agua, contra los tratados depredadores de libre comercio (como el TLC y el ALCA), y generar procesos de resistencia pacífica y de lucha contra la tortura y la discriminación en general.

 

3. Organización

Varios compañeros formamos parte del Consejo Administrativo, que articula labores de atención a expositores, relaciones públicas, agenda cultural, programa de radio “Todos estamos locos”, Casa Cultural, difusión y finanzas, principalmente. Nuestro trabajo no es remunerativo, salvo algunas tareas que implican gasto físico constante, como es el caso del staff. Nos reunimos entre semana para preparar la instalación sabatina y deliberar sobre los distintos y a veces complicados asuntos y para repartir tareas. Esto implica un gasto diario de tiempo y esfuerzo, desde diseño, redacción, asistir a reuniones con las autoridades o resolver impresiones, comunicados, etc.

 

4. Financiamiento

Cada expositor aporta una cantidad voluntaria de $10. Esta membresía resuelve gran parte de nuestros gastos corrientes: difusión, renta de Casa Cultural, consumos de luz y teléfono, gastos de representación, staff e ingeniero de sonido y traslado del sonido sabatino. Ocasionalmente recibimos apoyo en especie, de parte de algunas instituciones, como patrocino de carteles y volantes, o renta de equipo de sonido profesional.

 

5. Contexto de nuestro trabajo

Nuestra presencia constante todos los sábados, establece un vínculo con los visitantes, quienes recurren al Tianguis Cultural en busca no solo de algún CD de su música favorita, sino de algún libro, una camiseta o para un servicio particular a su identidad urbana, como tatuaje, masaje o trenzas rastas. Ubicados en una plaza pública (la plaza Juárez) tenemos la suerte de colocarnos en un vértice de la enorme mancha urbana, con la posibilidad de ser un espacio fácil de ubicar, por la trama de rutas camioneras hacia un espacio conocido como Agua Azul, que en tiempos de la Colonia fue un hermoso lago, pero que en aras del modernismo destructor de los años 50 del pasado siglo XX, fue desecado y convertido en un espacio recreativo, pues en efecto, aquí encontramos museos, un enorme parque, la Biblioteca del Estado, tres salas de teatro, una concha acústica y lo que fue la estación de ferrocarriles, que en la actualidad está abandonada. Es entonces nuestra instalación una forma de reivindicar este espacio en cierta forma subutilizado, para defender el derecho ciudadano a la utilización de los espacios públicos, lo cual nos ofrece congruencia con nuestro principios libertarios y nos permite trabajar en pro de la diversidad cultural de nuestra comunidad.

 

6. Proyectos de cultura urbana

a) MERCADO ALTERNATIVO: durante veinte años de nuestra experiencia en la promoción cultural, el espacio para los expositores ha crecido exponencialmente. Aquí se puede encontrar revistas y libros, morrales, veladoras, editoriales independientes, antigüedades, discos LP y CD, casetes, partituras, instrumentos musicales, artesanías varias, comida naturista, camisas en serigrafía o tejidas, instrumentos especializados para skatos y deportes, tamborileros, editoriales emergentes, etc. Se protege al expositor original, artista o artesano, o quien tenga alguna propuesta formativa o informativa.

b) FORO CULTURAL: cada sábado se tiene por lo regular la visita de algún grupo de rock local, nacional y ocasionalmente de Argentina, EUA o de España, pero también han tocado grupos de música latinoamericana, popular o canto nuevo. En nuestro foro han asistido grupos de teatro, de títeres, ensambles de danza popular o moderna. Se organizan regularmente exposiciones de gráficas o se hacen periódicos murales (día internacional de la mujer, Emiliano Zapata, Martin Luther King, el problema del sida, la democracia, día de la Raza, etc.). Además, se organizan actividades anuales específicas como la “Jornada Pacifista” o el “Festival por la Humanidad”, las instalaciones itinerantes dentro del marco de semanas culturales en facultades o preparatorias, y por supuesto, en otras ciudades.

c) ALTAR DE MUERTOS; La propuesta es promover las tradiciones de México, sea con sus motivos escenográficos, la poesía y la música y el ambiente nocturno de dicho altar. La gente se lleva algún volante, una imagen y una convicción.

d) JORNADAS ECOLOGISTAS: La idea es beneficiar la jardinería a nuestra plaza pública como actos concretos: pintar, arreglar jardineras, pasto y plantar árboles en la plaza Juárez. Pero es el pretexto de la campaña, que consiste en informar sobre asuntos de contaminación y de la degradación ambiental. Nos sirve para invitar a ONG ecologistas, naturalistas y más asuntos médicos y propedéuticos sobre la Tierra.

e) ZONA DE ONGs: información de instituciones de combate a las drogas o apoyo a las personas de la tercera edad, proyectos culturales de barrio o volantes sobre eventos mexicanistas, de ecología de proyectos de iniciativa artesanal, etc. El objetivo es Informar sobre los daños de las adiciones, sexualidad o simplemente, canalizarlos a los talleres. Es un espacio para que el joven libere su potencial de forma inteligente y creativa.

f) PUBLICACIONES: En eventos especiales se realizan trípticos, fascines, volantes o ediciones especiales de aniversario. Se trata de informar sobre asuntos de organización, sucesos históricos contemporáneos, invitaciones, periodismo cultural, efemérides y un espacio para la expresión literaria.

g) PROGRAMA DE RADIO: en dos espacios semanales, “Todos estamos Locos” brinda una línea de comunicación por internet, en la cual confluyen músicos, artistas y promotores culturales que están agendados en el programa sabatino, para que platiquen sobre su proyecto y su obra.

 

7. Problemática

Existe una contradicción fundamental, que a la vez es nuestra mayor virtud: instalarnos en una plaza pública, que nos potencia como un esfuerzo ciudadano de promoción cultural, pero que al instalarse como un mercado, nos sujeta a los reglamentos de la ciudad y a los caprichos de los políticos en turno. Esta circunstancia marca nuestra historia, pues en los 20 años de existencia y bajo la administración de seis presidentes municipales de derecha (cuatro del PAN y dos del PRI), se nos ha socavado al grado de reducirnos a un mercado más, etapa de la cual no se ve todavía claramente cuál ha sido el daño y la contaminación hacia nuestro proyecto. ¿Cómo hacer respetar nuestro derecho de asociarnos y organizarnos como un esfuerzo independiente y al mismo tiempo utilizar una plaza pública? Hasta el momento, esta contradicción aún no se resuelve, pues los políticos son celosos de nuestra autonomía y utilizan a su antojo los reglamentos de la ciudad para quebrantarnos.

Esta naturaleza de ser al mismo tiempo un mercado y un foro cultural genera también una tensión al interior de la organización, pues el expositor en ocasiones pone por delante sus beneficios personales, su egoísmo e interés comercial de ganar más, en detrimento del interés grupal, de los valores y fundamentos del proyecto cultural que les ha dado cobijo. Esto se traduce en un trastorno visible del perfil cultural, pues se va degradando la exposición original y artística, por vendedores de reventa y artículos ajenos al concepto de Tianguis Cultural.

Existen otros tipos de tensiones dentro de las estrategias organizativas, pues la promoción cultural dentro de la plaza pública se resuelve gracias a la aportación de los propios expositores, recursos financieros a penas suficientes pues no permiten profesionalizar los proyectos y las acciones cotidianas, como el transporte del sonido, mamparas y la adquisición de un mejor equipo.

Si bien el hecho de instalarnos en una plaza pública nos expone a los abusos del poder público, al tiempo que nuestra naturaleza de ser un mercado pervierte los motivos y los ideales de un proyecto cultural, transitamos bajo una problemática de fondo en cuanto al valor político de nuestro esfuerzo como promotores culturales, que constituye un obstáculo para profesionalizar las labores del Consejo Administrativo, cuyo trabajo es altruista y voluntario, sin ninguna remuneración salvo excepciones de las labores operativas y la sonorización del foro cultural. Virtud, en cuanto habla bien de una vocación y entrega al proyecto. Deficiencia, pues propicia abandonos, fallas y omisiones que lastiman la eficacia del proyecto. Además, como un lamentable ruido hacia esta problemática, se presta a suspicacias en cuanto a los manejos financieros.

 

8. Principales logros del proyecto

Nuestras relaciones públicas, principalmente con las ONG hermanas, resultan provechosas y redundan en un mayor impacto para nuestra comunidad, situándonos como un proyecto que tiene propuesta. Las habilidades logradas son principalmente las que obtenemos en la experiencia de la promoción cultural independiente, pero también se traducen en el proceso participativo y multicultural de los expositores, quienes aportan con su creación plástica y artesanal, con sus colaboraciones musicales o con sus propuestas de danza o capoeira. Esta necesidad colectiva del foro, espontánea, enriquece al espacio y le brinda un factor de sorpresa, al tiempo que forma e informa al visitante, como una especie de educación alternativa.

Por otro lado, el trabajo y la documentación constante de nuestro proceso de instalación y organización de conciertos, talleres, eventos especiales como teatro o danza, permite un acervo gráfico y audiovisual muy importante, que ya nos ofrece la posibilidad de realizar su investigación y reflexión, lo que a su vez se traducirá en un documento de un momento de la cultura urbana en nuestra región.